«

»

Sep 05

Tecnología lectora de mente para mover paralíticos

En este blog hemos estado siguiendo el desarrollo de las interfaces cerebro-máquina y como pueden ayudar a mover brazos robóticos y controlar computadoras con la mente. La tecnología se está poniendo más interesante y parece que falta poco para que se pueda considerar lo suficientemente madura para uso normal.

Los primeros beneficiados serán las personas que han perdido el uso de su cuerpo, ya sea por accidentes, defectos congénitos o enfermedades y que el cerebro no pueda comunicarse con las extremidades o que estas estén dañadas e imposibilitadas para moverse.

Investigadores de la universidad de Rice están desarrollando un exoesqueleto que permitiría moverse a personas paralizadas. Para controlarlo el exoesqueleto se acopla a una serie de sensores en la cabeza la persona, de donde puede leer las ondas cerebrales de lo que está pensando y las interpreta como movimiento. Así si la persona piensa en moverse hacia adelante, el exoesqueleto camina; si se piensa en voltear a la derecha, pues se voltea. Se pueden también mover los brazos y manos para hacerlo mucho más flexible.

Por el momento se tiene que entrenar el aparato primero con gente que está sana, para poder ver que ondas se forman cuando se piensa en mover un brazo o una pierna. Después con gente que todavía tiene algo de movilidad y actualmente está en la etapa de probarse con gente que no puede moverse en absoluto.

Mientras tanto, en la universidad de Zhejiang en China, han construido un modelo de cuadricóptero a control remoto. Esto no es gran cosa, ya hay varios. De hecho este es un cuadricóptero que se puede conseguir en cualquier tienda. El chiste es que al control remoto le han adaptado un electroencefalograma, también de los que se pueden conseguir en cualquier tienda, bueno, no en cualquier tienda pero es un modelo producido en serie sin mayor chiste. De ese modo las señales el encefalograma pasan al control remoto y se controla el cuadricóptero.

Así, si el piloto piensa “izquierda” el cuadricóptero va a la izquierda, “avanza” pues va hacia adelante. Y si aprieta los dientes el cuadricóptero baja. Los investigadores piensan que eventualmente con un sistema más complejo personas paralizadas podrán controlar vehículos, si no voladores por lo menos autos normales.

El mérito de este método es que lo lograron con equipo disponible actualmente con algunas modificaciones y un periodo de entrenamiento del piloto relativamente corto. Hicieron una película de como se controla el aparato y lo pusieron a pelear contra uno controlado de la manera normal:

Y en Europa una artista británica ayudada por un grupo de ingenieros y expertos en buceo, ha hecho una silla de ruedas que también es submarino. Aunque no está controlada por el pensamiento la silla puede meterse bajo el mar, andar por ahí y hacer piruetas con los peces. Tiene un sistema de propulsión doble, lo que le permite hacer movimientos complejos. Si se le adapta un sistema para controlarse con el pensamiento seria fantástico.

Como ven los paralíticos están a punto de ser más móviles que nunca, pero esta tecnología tiene también otras aplicaciones y uno no necesita estar paralizado para disfrutar sus ventajas. Exoesqueletos controlados con el pensamiento nos permitirán a todos ser más rápidos, fuertes y resistentes, para poder meternos a lugares peligrosos. Vehículos a control remoto o tripulados que respondan a las ondas cerebrales pueden permitirnos mayor flexibilidad y dejarnos las manos libres para otras tareas. Finalmente, las mamás podrán tener brazos extras y ojos atrás de la cabeza conectados directamente al cerebro.

Otras aplicaciones de esta tecnología sería controlar cosas alrededor de la casa, por ejemplo, apagar la tele sin tener que ponerse a buscar el control remoto. O subirle de volumen al estereo sin tener que dejar de hacer alguna otra cosa. Falta algo de tiempo, para poder leer ondas cerebrales a distancia sin gorritos incómodos y para acortar el tiempo de entrenamiento, pero es algo que viene sin duda.