«

»

Feb 02

Nuevo planeta podría ser habitable

Recientemente se han descubierto un montón de planetas, pero la mayoría de estos no se parecen nada al nuestro. Son muy grandes, están muy cerca de su sol, o están muy lejos. Esto es en parte por la manera en que se buscan que hace que los planetas grandes y cercanos a su estrella sean más fáciles de encontrar.

Pero con las nuevas técnicas de detección ahora se pueden buscar planetas más o menos del tamaño de la Tierra y a una distancia de su estrella que los podría hacer habitables.

El más nuevo candidato a ser un planeta como el nuestro es GJ667Cc (a falta de un mejor nombre lo llamaré Beto) que tiene una masa 4.5 veces mayor a la Tierra y orbita alrededor de una enana roja llamada GJ667C (Herlinda, que demonios) que además es parte de un sistema triple de estrellas. Las otras dos le dan vueltas medio lejos, así que la órbita de Beto es estable. Esta órbita es de apenas 28 días, por lo que está bastante cerca de su estrella. Sin embargo, como es pequeñita esa distancia es adecuada para que exista agua líquida, o sea ni tan caliente que hierva ni tan frío que se congele.

Esa es una de las características principales para que un planeta tenga vida como la conocemos pero no es la única como ya discutíamos cuando se hablaba de Kepler 22-B. Desafortunadamente no sabemos muchas cosas más, excepto que Herlinda tiene muy pocos elementos pesados como hierro, carbono y níquel, por lo que Beto tal vez también sea pobre en estos elementos. Eso tal vez signifique que no tiene un núcleo de hierro, lo cual quiere decir que no tiene un campo magnético y la superficie puede estar bañada de radiación.

Otro problema es que las enanas rojas no son muy estables y de vez en cuando les da por tener pequeñas explosiones que podrían asar al planeta. Así que todavía no es hora de abrir el champagne. Falta saber muchas cosas para realmente poder decir si este planeta en realidad es habitable o no.