«

»

May 16

Mujer paralizada mueve un brazo robot

Desde hace varios años desde que empezamos la serie del mono telepático hemos visto como la tecnología que se antojaba algo ridícula al principio ha ido avanzando hasta colocarse en la orilla de lo que parece ser una gran revolución no nada más en las prótesis y la recuperación de la movilidad, que ya es bastante bueno, sino el control remoto de diversos aparatos y dispositivos por medio de la mente.

Ahora le toca a una mujer de Massachusetts, Cathy Hutchinson paralizada desde 1996 y que ha conseguido mover un brazo robótico para tomar una taza de café usando nada más sus pensamientos.

Cathy Hutchinson tomando café

Por primera vez desde que perdió el uso de sus brazos hace más de 15 años, Cathy Hutchinson toma café sin ayuda. Foto de Nature.

Puedes ver un video del brazo en funcionamiento.

En su cabeza hay una serie de electrodos del tamaño de una aspirina que recogen las señales de su cerebro y las pasan al brazo robot. Para que funcione primero es necesario entrenar al cerebro y esto se logra haciendo mirar a los pacientes un video con el brazo haciendo una serie de movimientos preprogramados y pidiéndoles que se imaginen que son ellos los que están moviéndolo. La actividad cerebral se recoge y cataloga para entonces poder reconstruir el movimiento. Es decir, cuando el cerebro se imagina estar moviendo el brazo a la izquierda se produce cierta señal. Cuando el implante ha aprendido estas señales entonces manda al brazo la instrucción de moverse a la izquierda cuando la detecta.

Todavía hay varios obstáculos por superar antes de que esta tecnología sea viable comercialmente. Para empezar está el alto costo, esto podría salvarse con nuevos métodos de fabricación y también una vez que se escale la producción en serie. Otro es que el implante actualmente está conectado al brazo mediante un cable, ni que decir que sería mucho mejor que la conexión fuera inalámbrica. Y aún hay problemas para lograr el control fino del brazo, para lo cual se necesitarán electrodos más precisos. Ninguno de estos problemas es insalvable, y según la doctora Preeti Raghavan en 10 años veremos esta tecnología usada por personas paralizadas para llevar una vida casi normal.

Un paso más allá será saltarse los nervios dañados para recuperar el control de los músculos propios, de tal manera que recuperemos el control de nuestro cuerpo y dejar las prótesis para aquellos que hayan perdido nervios. Sin embargo, aunque también ha habido avances en esa área, aún está algo más lejos.

En la Vaca Cósmica no nos gusta imaginar en pequeño, ¿por qué detenerse en controlar los miembros que se tenían? La misma tecnología se puede usar para controlar miembros que jamás se han tenido, por ejemplo, un tercer y cuarto brazos, un robot que vaya a donde nosotros no podamos ir, o un exoesqueleto para aumentar nuestra fuerza y capacidades físicas.

Usando otro principio investigado en monitos también sabemos que es posible mandar señales al cerebro para que sean interpretadas como algo proveniente de nuestro propios sentidos. Con los sensores adecuados y una señal lo suficientemente ancha podríamos incrementar también nuestro sentido del tacto, olfato, audición y visión, ya sea que estén conectados a un cuerpo separados (como un avatar robótico) o implantes colocados dentro de nuestro mismo cuerpo.

Sin duda estamos a punto de ver avances muy interesantes en los próximos veinte años.