«

»

Dec 06

Mitos y exageraciones del planeta Kepler 22-B

Ayer se dio a conocer que observaciones hechas con el telescopio espacial Kepler confirman la existencia de un planeta con el pegajoso nombre de Kepler 22-B. Este sería uno más de los cientos de planetas confirmados por Kepler hasta ahora si no fuera porque se encuentra en medio de la zona habitable de su estrella, la zona donde puede existir agua líquida como en la Tierra y que se considera uno de los requisitos para que hay vida como la conocemos.

Inmediatamente han surgido un montón de especulaciones, exageraciones y mitos por todos lados que dan por hecho que este planeta tiene vida. Antes de hacer las maletas debemos repasar un poco lo que sabemos de este planeta y si se puede decir que es como la Tierra o no.

Lo que se sabe es:

  1. Orbita a su estrella a la distancia correcta para que haya vida como la terrestre.
  2. Mide 2.4 veces más que la Tierra.
  3. Y ya.

Lo que falta por saber:

  1. ¿Cuál es la masa y composición de este planeta? Se especula que pueda ser un planeta rocoso, como el nuestro, pero bien podría un planeta gaseoso enano. Determinar su masa es muy importante para saber si es uno o lo otro.
  2. ¿Cómo es su atmósfera? Ni siquiera sabemos si tiene atmósfera, mucho menos cual es su composición. Podría ser una atmósfera pesada como la de Venus, o casi inexistente como la de Marte. Estos dos planetas también están en la zona habitable del Sol pero no tienen vida.
  3. ¿Tiene agua en su superficie? La superficie podría ser desértica, con muy poca agua, o completamente cubierta de agua, sin tierra seca. Podría ser también un lugar volcánico con ríos de lava y océanos de magma.
  4. ¿Tiene una rotación estable? Si su inclinación con respecto a su estrella varía mucho puede tener periodos en que se congele completamente, como parece haberle pasado a la Tierra hace muchos años. Y eso que la Tierra tiene a la Luna para estabilizar la rotación.

Esta es una impresión artística del planeta Kepler 22-B, pero es solo una de las muchas posibilidades de como podría ser el planeta, cosa que desconocemos. Imagen de NASA/Caltech

Esas son algunas preguntas que debemos contestarnos antes de mandar la primera nave generacional en un viaje de miles de años. O igual la podemos mandar de una vez para ver que encuentran.