«

»

Oct 05

Interfaz biónica permite sentir las cosas a distancia

Desde hace mucho se puede conectar un brazo robótico al cerebro de un mono para poder moverlo e incluso jugar juegos. Ahora una nueva interfaz permite sentir la textura de un objeto mediante un brazo biónico.

En esta ocasión a los monos se les colocó la interfaz que normalmente les permitiría controlar un brazo. Solo que para ahorrar dinero en vez de un brazo robótico de verdad se hizo uno virtual en una computadora.

El mono aprende a mover el brazo de la manera tradicional: primero se le enseña a controlarlo usando una palanca de juegos en la computadora. Luego se le ponen los electrodos que leen las ondas cerebrales y el mono aprende a controlar el brazo solo con el pensamiento.

Llendo un poco más allá, al mono se le colocaron electrodos extras en la región que controla el sentido del tacto. De esta manera se crea un ciclo de retroalimentación en la que el monito puede ajustar el brazo cuando sienta que tocó algo.

Y para hacerlo todavía mejor, los científicos decidieron variar la señal que envía el brazo dependiendo de la textura del objeto tocado. Así el mono puede saber si está tocando algo rugoso, suave, liso, etc.

Estos avances servirán para crear en el futuro para crear prótesis mucho más fáciles de usar y darle mejor calidad de vida a los amputados. Y por supuesto para crear interfaces más realistas para usar en juegos y cyborgs.