«

»

Feb 19

El manifiesto de Joseph Stack, el piloto suicida de Austin

El día 18 de febrero de 2010, Joseph Stack, ingeniero estadounidense radicado en Austin, Texas, decidió tomar un paseo en su avión que en vez de aterrizar como siempre terminara estrellado en un edificio de oficinas de hacienda de ese país.

[gmap]

Aunque seguramente habrá muchas cosas que se irán descubriendo sobre su personalidad y sus motivos, él dejó una carta larga larga donde trata de explicarlos.

No la voy a poder traducir toda en este momento, pero la voy a comentar un poco. La nota no parece ser de un loco delirante, conspiranóico o sociópata, pero sí de una persona con un fuerte complejo de víctima y más bien con tendencias a tirarse al drama.

Piper Cherokee PA-28

Un avión como este, Piper Cherokee PA-28, fue el que usó Stack

Comienza la nota explicando que el proceso de escritura comenzó como una terapia, pero que en vez de ayudarlo hicieron sus ideas más profundas y le sirvió para tomar una decisión. No explica bien a que clase de terapia se refiere, pero seguramente y saldrá en la investigación.

Después dice que él creía lo que le habían dicho de que las leyes son necesarias para la sociedad, que el gobierno proporciona justicia y derechos para todos por igual, libertad y, sobre todo no gravámenes sin representación (“no taxation without representation”).

Se queja después que las leyes de impuestos en Estados Unidos son tan complejas que nadie puede entenderlas cabalmente, que cobrarlos es básicamente una injusticia porque los contribuyentes no pueden entender que se les está cobrando ni como.

Sigue quejándose sobre como a las religiones organizadas no se les cobra impuestos, lo que él considera una injusticia. Narra como trató de hacer lo mismo con un grupo de amigos (no pagar impuestos amparándose en las mismas leyes que las iglesias) pero acabo perdiendo “40,000 dólares y 10 años de vida”.

Durante más párrafos cuenta como veía que ancianos perdían sus ahorros por culpa de la corrupción sindical, vahivenes políticos y cambios en la ley. Como sus sueños de libertad e independencia económica como ingeniero se desvanecieron varias veces gracias a cambios en las leyes de impuestos. Como trató de comunicarse con sus políticos representantes sin obtener ninguna respuesta y como percibe que para cualquier problema el gobierno roba a la clase media para dárselo a los más privilegiados.

Termina llamando a una revolución de los “zombis americanos” y que en el sistema nada cambia si no hay muertos. Básicamente lo que hace es por vengarse del sistema hacendario y la falta de representación política.

Finalmente pone la frase “Socialismo: De cada quien de acuerdo a su capacidad, a cada quien de acuerdo a su necesidad. Capitalismo: De cada quien de acuerdo a su credulidad, a cada quien de acuerdo a su avaricia.”

Probablemente esta última frase la vayan a utilizar los derechistas para condenarlo como rojillo comunista y todas esas cosas, pero a lo largo de su texto se puede ver como lo que a él verdaderamente le afectó fue la cada vez mayor ingerencia del gobierno federal, la recaudación de impuestos y falta de libertad económica. Cosas que son estandarte de la extrema derecha, no de los socialistas.

El individuo es obvio que no estaba del todo bien. Digo, a pesar de todas sus penurias económicas el tipo vivía en una casota y ¡tenía un avión! Así que proletario, proletario pues no era.

En fin, seguramente se irá dibujando mejor quien era él en los próximos días.

Pueden ver la nota original en inglés en Mashable.