«

»

Sep 22

Doble terapia genética le asesta golpe mortal al VIH

Una nueva terapia genética podría eliminar el VIH. El truco consiste en inutilizar las proteínas que el virus del SIDA usa para acoplarse a las células sanas promete ser un buen tratamiento contra la enfermedad.

El tratamiento consiste en sacar sangre del paciente y aislar las células blancas que son las que el VIH infecta. Una vez aisladas se toman unas tijeras y se les altera el gen CCR5, encargado de producir una proteína que el VIH usa para entrar a las células. Con el gen alterado se deja de producir esta proteína y el VIH no tiene por donde entrar. Hasta ahora no se han observado otros efectos y las células viven muy felices sin su CCR5 original.

Luego se vuelven a meter estas células alteradas al cuerpo del paciente con la intención que se reproduzcan y vayan cerrando puertas al VIH. En experimentos hechos con seis pacientes, uno presentó una erradicación total del virus y otros dos mostraron una reducción a la décima parte. La causa del éxito en estos tres casos da una clave para lo que podría ser una cura completa contra la enfermedad sin usar antirretrovirales que son caros.

20110922-072343.jpg

Con las puertas cerradas el VIH se quedaría como el lobo feroz tratando de tirar la casa de ladrillo a soplidos

Las células generalmente tienen dos copias del CCR5, si se descompone una la otra sigue funcionando y puede producir suficiente proteína para que la infección continúe. En el caso de la persona que eliminó completamente al virus una de las copias de este gen ya venía inservible de nacimiento, así que al eliminar la otra no quedó absolutamente ninguna forma que entrara el VIH. Las otras dos personas también mostraron mayor cantidad de células donde los dos genes estaban descompuestos.

Esto tiene ahora a los investigadores formulando estrategias para descomponer los dos genes en las células alteradas y como hacer que estas se reproduzcan más rápido para cerrar completamente el paso al VIH.

Esta terapia sí parece muy prometedora, relativamente barata y es posible que no pase mucho tiempo antes que veamos la desaparición de uno de los males más perversos del último siglo, además de otras enfermedades que se transmitan de una forma similar.